26 dic. 2009

MALAS COSTUMBRES


-El es Julián Bello -dijo Agustín Portilla al presentarme a sus amigas muy guapas. Agustín es uno de esos tipos que les cae bien a todas las chicas como para contarle sus confidencias, pero que jamás se irían a la cama con él, debe ser tan jodido cargar con ese destino, ser tan lindo como para que ellas no quieran tener sexo contigo. Por eso es que generalmente las chicas están muy inconformes con sus romances.

En esta ocasión estaba rodeado como de costumbre de chicas que no conocía, Abigail, Rita y Andrea, en la sala de Agustín que había ido a la cocina por unas cervezas.

-No sé si me equivoco, pero tú tienes una página web donde escribes -dijo Rita dirigiéndose a mí.
-Si, una web y un blog -respondí.
-Vi tus fotos.
-¿Eres escritor? -preguntó Abigail.
-No, todavía -me apuré en responder.
-¿Es el Julián de la web llena de calatas, que escribe cochinadas? -le preguntó Andrea a Rita.
-Son desnudos artísticos -me defendí.
-Rita dijo calatas.
-Artísticas o no, calatas son calatas -dijo Rita
-Que bien, me choqué con chicas del Opus Dei.
-Solo la gente de dinero integra el Opus Dei, nosotras somos de la clase C -dijo Andrea
- A la mierda. Perdonen voy a buscar a Agustín, creo que ha muerto.

Esas tres chicas me odiaban por poner desnudos en mi bitácora. Agustín estaba por teléfono hablando con Antonio que estaba retrazado para la reunión.

Antonio no va ha venir -dijo Agustín preocupado.
No se perderá de gran cosa, yo también me largo.
-Espera, cómo que te largas, qué voy a hacer con tres chicas.
-Tendrás una Feliz Navidad.
-Sólo respóndeme unas dudas.
-Claro.
-¿No te atrae ninguna de las chicas? -dijo poniendo una mano en mi hombro.
-No.
-Pero, me refiero a lo físico.
-A si, Andrea, está como para meterla hoy y sacarla el martes (era sábado).
-Vez, ahí va otra ¿Desde cuándo estás solo?
-No sé, mucho tiempo. Qué te pasa, tienes complejo de cupido que mierda.
-Entonces, no crees que Andrea podría alejarte de los romances clandestinos (putas) y atraparte.
-Cualquier Andrea, menos la de tu sala. No quiero tener una relación, la última intentó matarme.
-Estas hablando huevadas.
-Es cierto, eso lo superé en dos días. Vamos, go go go.

Cuando llegamos a la sala, las chicas estaban un poco aburridas demostrando lo pésimo que nos estábamos comportando como anfitriones. Dejarlas solas había sido un gran desatino.

-Chicas, Antonio creo que no vendrá -dijo Agustín.
-Que importa, Antonio es un idiota -dijo Rita que es su ex.
-Acabas de cometer pecado -dije, y ellas sonrieron. Agustín no había entendido el chiste. Empezamos a beber.
-Julián, creo que fuimos duras contigo hace un rato, ahora que Rita me contó más de tu pagina, creo que sabes mucho de chicas -dijo Abigail
-No sé mucho de chicas, ni del amor, no sé mucho de nada, solo escribo algunas cosas que le pasa a la mayoría de la gente de mi edad.
-No, tienes un pensamiento diferente, por eso creo que escribirás por mucho tiempo -dijo Rita.
-Bien, gracias.

Me paré y encendí la PC.
-Espero que les guste de todo, odio a la gente que escucha solamente un genero.
Nadie dijo nada, lo que tomé como un “estoy de acuerdo contigo”.

La charla se puso amena, a tal punto que el alcohol no hizo el efecto traidor de hacerte recordar pasajes jodidos de tu vida. Abigail quería bailar, yo odiaba bailar hasta ese día, porque al negarme a bailar, Abigail dijo que me enseñaría. Ella era así, maestra de profesión, llevaba en la sangre el bicho que la impulsaba a enseñar todo. Mientras bailábamos ella me decía una y otra vez: no te pegues mucho, me gusta, pero no se baila así.

Mientras que Agustín todo un bailarín estaba disfrutando de la noche con dos chicas, yo por momentos me preguntaba qué diablos habría pasado con Antonio. Cuando finalizó un remix de perreo que duró quince minutos, nos sentamos y Rita con un mareo notable pero no escandaloso hizo una pregunta clásica entre las chicas:
¿Por qué los hombres son tan perros?
No dije nada.
-La pregunta es para ti -dijo apuntándome
-¿Con cuántos hombres estuviste? -le pregunté sabiendo que jamás diría la verdad.
-Los suficientes como para saber que son unos perros.
-¿Estuviste alguna vez con uno bueno? Me refiero a uno fiel.
-Si, pero era un imbecil, todo lo que hacia lo consultaba con su madre.
-Algún defecto debía que tener ¿no?
-Si, había otro pero lo traté mal sólo porque estaba molesto con todos los hombres.
-Pobre hombre -pensé– todos le hacemos daño a las personas que son buenas con nosotros. No creo en personas buenas, creo en personas neutras que pueden ser buenas con algunas personas, no con todo el mundo.

Seguíamos bebiendo y conversando de trivialidades, como de moda, cine, celebridades, música; eran verdaderas conocedoras, escuchaban de todo y sabían todo sobre cantantes lo que no quiere decir que les gusten todos los géneros; por ejemplo; había cambiado de ACDC a MIRANDA, Rita pegó el grito al cielo.

-Pasaste de Brian Johnson a Ale Sergi, tú si estás chiflado.
-Es que así soy yo -dije y seguimos bebiendo.
Agustín tenía una química especial con Abigail, a la yo que había avergonzado hace unos minutos.
-¿Quién de las tres te gusta más? -preguntó ella.
-Contigo no estaría jamás.
-¿Por qué?
-Veras, te llamas como mi hermana. Imagínate en la intimidad, diciendo tu nombre y gimiendo, ah! Abigail eres la mejor. Olvídalo. Tampoco con Rita, nunca besé a alguien con lentes, si chocas debe hacer mucho frío. Andrea, tú me gustas -nadie hizo un comentario, a nadie parecía importarle.
-Y a ti Agustín...
-Sólo tengo ojos para ti -le dijo a Abigail- todos nos quedamos callados y comprendimos que querían quedarse solos. Fuimos a la azotea y escuchamos canciones de un mp3 conectado a un parlante muy usado que había de darle golpecitos para que funcione.

-¿Es cierto que te gusto? -dijo Andrea
-No.
-Oigan estoy aquí- dijo Rita.
Le di un beso a Andrea, uno suave y prolongado. Sentí unas manos pequeñas en una nalga, tocándome como quien toca un pan antes de comérselo, no recuerdo cual de mis nalgas.
-Lindos ojos -le dije a Rita que se había quitado los lentes.
Ella no respondió, es dificil hablar con la boca llena de pan, a parte de ser una mala costumbre.

23 nov. 2009

LA VERDAD ES QUE TODO EL TIEMPO ESTOY MINTIENDO


Geraldine estaba enamorada de Julián, él de Jimena, y ella de otro que no tiene nada que ver con el relato. Cupido se había ensañado con Julián hace mucho, pero él quiso a pesar de lo que dijera su corazón divertirse con Geraldine.

Geraldine era hermosa, pero le faltaba la seguridad que tanto admiraba Julián en las mujeres. Muy a pesar de ello se enfrascaron en un tórrido romance basado en el sexo. Geraldine con la esperanza de que con el tiempo él tuviera sentimiento de amor hacia ella. Él para no aburrirse mientras esperaba a que Jimena se olvidara del otro, que estaba muy loco por otra.

Los encuentros de ambos eran breves e intensos, siempre a la salida del colegio, todos los días, hasta que culminó el colegio, luego comenzaron los encuentros por la mañana, antes de la universidad, todos los días.

-Soy la única chica que llega a clases después de tirar -decía.
-Yo soy el único que trabaja a partir de las 11 de la mañana -respondía Julián.
-No termines en mi boca por favor, no quiero tener el aliento olor a semen.
-Está bien.
-Deberías dejar de ver tanta pornografía, quisiera que comprendas que no eres un actor porno, que soy tu chica. Que son todas esas poses, ¡por Dios!
-Está bien.

No había por qué discutir. Toda discusión con una mujer es inútil, pensaba Julián. Habían pasado tres años sin discutir. Él pensó en que tenía que terminar. Tan sentimental él, pensó en las palabras exactas para finalizar una relación tan larga. Fue una mañana de aquellas, mientras ella descansaba desnuda sobre su cuerpo.

-Geraldine, podría estar así toda mi vida, pero no te amo, podría estar a tu lado para siempre pero no podría amarte, han pasado tres años y sigo sintiendo lo mismo que la primera vez.
-¿Qué sientes?
-Te quiero, no quisiera que nada te pasé, no quisiera que vivas una falsa ilusión, esperando tal vez amor de mí.
-No te preocupes, no creo en el amor.
-Yo sí. Ya no me siento cómodo con nuestra relación.
-¿Qué piensas hacer?
-No sé.

Geraldine se paró y empezó a vestirse. Julián no comprendía cómo no podía amar a una chica tan sexy, tan lista, que al pasar de los años se había convertido en una mujer fría, segura de sí misma, tal como él las prefería.

-Espero que se te pasé para mañana todo ese drama de buscar el amor -dijo ella y se marchó. Él no dijo nada, solo se quedó en silenci0 mirando el techo blanco, esperando una señal que nunca llegaría. Un ángel que descendiera encadenada para alterar su vida ordinaria; pero sobre todo con un miedo terrible a que probablemente Geraldine había llegado a conocerlo.


17 oct. 2009

PRINCESA MOCHE


Era las 6 de la tarde cuando mi sobrino futbolista me invitó a una fiesta de 15 años, de una tal Liz a la que él nunca había visto, pero que amigos suyos le habían informado ciertas características como que era de Chimbote y estaba tan solo por vacaciones visitando la ciudad de Lima, y sobre todo exaltado la increíble belleza de su rostro.

Era sábado y no tenía nada que hacer, casi como todos los sábados; entonces acepte la invitación, incluso sin haber sido invitado. Nos esmeramos en el aseo y la vestimenta, en 5 minutos estábamos listos. No hay tanto que arreglar cuando eres “Julián Bello”, por supuesto. Salimos a la avenida y tomamos una combi que nos llevó en 15 minutos lo que un coaster nos lleva en 40 minutos. Ese es mi Perú carajo, con p de pendejo.

Habíamos llegado temprano por lo que nos pudimos ganar con el inicio de las decoraciones, supe entonces que Liz no era una chica cualquiera, o sus viejos estaban completamente locos; la decoración era exótica, un ambiente selvático reinaba, serpentinas, guacamayos, loros, changos. Hasta que de pronto por esas cosas del destino salió Liz, con unos ruleros y una toalla en el cuello; cruzamos las miradas y ella se escondió nuevamente, avergonzada.
No pasó nada por mi mente hasta entonces, pero supe que nos llevaríamos bien. En eso entró en escena una gorda que nos examinó como a bichos.
-¿Son invitados?
- El sí, yo no- Respondí apuntándole con un dedo a mi sobrino “Maradona
- Quédate igual, esta niña no tiene amigos en Lima; regresen a las 8 pm.
Entonces nos fuimos a una cabina de internet a ver pornografía. Luego salí con muchas ansias de conocerla, más animado. Mi sobrino por supuesto me hablaba de la premier league, algo que sinceramente no me importa.

Cuando llegamos había cierta cantidad de muchachos y muchachas, púberes bastante exitados, y algunos de mi edad (17) que también estaban o estábamos esa noche exitados.

Entré y cuando ella me miró, pensé: Lo siento por todos los chicos de un km a la redonda, ella me está mirando de una manera que… no concluí.

Si bailaba con ella estaba perdido, iba a quedar como todos los demás muchachos que estaban ahí, y hay ciertas cosas que tienes que sacrificar para conseguir un objetivo principal.

El maestro de ceremonias dijo que bailarían la canción de la noche. Todos esperaban al soquete de Chayane y su tiempo de vals, aunque no es tan soquete teniendo en cuenta que tiene mucho dinero, en todo caso los soquetes son quienes lo escuchan. Pero esta no era una fiesta cualquiera, entonces empezó la guitarra exótica de Los Destellos. Todo el mundo se quedó boquiabierto con el tema “quinceañera”.

Entonces me fui, alegando un sueño repentino. No mentía, tenia sueño y sobretodo no quería seguirles la corriente a todos los chicos de ahí y sobre todo a mi sobrino “Pele”.

Me fui pero volví a la mañana, a saludarla y despedirme ya que ella estaría en Chimbote una semana después y yo no tendría tiempo de verla los próximos días por motivos de trabajo. Nos quedamos conversando de cosas triviales de todas esas tonterías que se habla por obligación para poder mínimo, besar a una chica.

Porque la vida me trata tan mal, Pensé mientras me contaba sobre un perro suyo dejado en Chimbote, al cual extrañaba de manera sobrenatural.

Quien haya comentado su rostro no se equivocaba, era de un tono avellana y ojos claros que se achinaban cuando sonreía; era un ángel y sobretodo no se avergonzaba de nada, estaba orgullosa de todo, de sus gustos y preferencias, adoraba todo lo que tenia y tendría, sobre todo al hombre que lo esperaba en el futuro. Quedamos para un miércoles, para vernos a solas, lejos del barrio lleno de gente chismosa, era nuestro gran deseo desde entonces. El miércoles fue un día memorable, lleno de promesas que no podíamos cumplir, después de 3 meses, un largo silencio de 3 años.

6 oct. 2009

SOLO NECESITO DOS DÍAS PARA SUPERARLO


Hay días en las que quiero estar completamente solo, unicamente para sentir el placer masoquista de extrañarte y salir corriendo a buscarte. Perdón princesa si llego tarde, es tal vez porque estuve pensando en mí nada más, tratando de comprender mi religión y la resignación a una historia de amor que pudo ser y no fue.

No lo sé con exactitud, pero sabes que te quiero y por eso siempre regreso a ti, cada día intento olvidarte y mientras más intento me doy cuenta que exterminas mis vanos esfuerzos.

Esa noche fui a tu casa princesa, no sé con seguridad donde es pero fui, errante con la esperanza de hallar un camino al sol. Intenté cruzar el olvido pero en medio de la vía me detuvo un ángel que conducía un auto rojo con destello solar, empañó mis ojos y tardé en acostumbrarme a semejante fulgor.

-Hey chico, a dónde vas- preguntó la mujer que estaba de copiloto, con una voz amable que me invitaba a confiar en ella. La examiné y llamó mi atención un pequeño charango entre sus brazos y sus rasgos andinos. Más tarde supe que era una cantante, de aquellas que cantan a orillas de alguna laguna, como quien da ofrendas a los apus y al dios Sol.

-A mi casa de la montaña- mentí, mirando fijamente a los ojos de la mujer.
-Sube chico, te llevaremos, acompaña a los amantes en su viaje final- Me dijo el ángel.
-A dónde van- dije intrigado, y miré a los amantes, dos jóvenes se besaban en la parte trasera; con desbordante pasión y lujuria, estaban descalzos, ella llevaba un vestido de noche rojo y él un traje completamente negro.
-Qué esperas- dijo el ángel –Si no vienes, te arrepentirás cuando pasen los calendarios y te encuentres frente a frente con la Muerte.

Entonces abrí la puerta y me senté a lado de los amantes, que dejaron de besarse y me saludaron con amabilidad, recién entonces vi sus rostros perfectos, bellos, hermosos; un muchacho esbelto, una mujer sensual y de clase.

Qué aqueja a tu alma, príncipe- dijo ella.
Cuéntanos tu historia en la tierra de las serpientes venenosas- agregó él.
Si cuéntanos- dijeron en coro en la parte de adelante.
No supe que decir, tenía tanto miedo de la verdad que llegó a mi mente la salida perfecta –Ah, jóvenes amantes cuéntenme las historias más tristes, para decir: Por Dios, y yo atormentado por pena tan minúscula.
-Supongo entonces que es el amor- dijo ella.
-¿Hacia dónde vamos? – pregunté intentando cambiar el tema de conversación.
-Estamos en el amor, estás enamorado, así como nosotros, estas en el amor.
- Y ya no lo estarás cuando lleguemos al final de este viaje- Dijo el ángel mientras extendía sus manos para entrar en un sueño profundo.
- ¿Quien conducirá?- le pregunté a la cantante, que empezó a tocar y a dormirnos a todos en medio de la nada, con una voz de otra dimensión.

Luché contra el sueño, pero pronto el cuerpo empezó a sucumbir ante el deseo y en medio de un deleite auditivo sentí que caíamos en picada. “Por fin todo esto se acabó” pensé sospechando mi muerte.

No, pero yo quiero seguir enamorado, porque esto no me lastima, soy más fuerte que todo esto. He podido olvidarte, pero no he querido porque por ti mi sol brilló un día.

El último parrafo lo escuché por ahí. (antes que me digan copión)

25 sept. 2009

UN ESCRITOR DE FUSTE


Había pasado dos años desde la última vez; me había alejado de ella con el viejo truco de “seré indiferente hasta que se cansé de mí”, y lo había conseguido, dos años separados; hubo noches en las cuales deseé tenerla a mi lado, sus manos frágiles buscando mi corazón desierto, noches de increíble soledad. Pero ese era el destino, era lo que había decidido y no pretendía arrepentirme un solo instante.

Dos años después, estábamos sentados en un banco luego de comprar unos grasosos sándwiches en “Capitán Chorizo”, la había invitado a dar un paseo por un parque descuidado de césped amarillento; no importaba, no pretendía sorprenderla, mucho menos andaba cargado de esperanza por algún favor de tipo sexual.

-Siempre te he tenido presente -dijo ella, con una ternura inusual en alguien que odia.
-No pareces muy convencida de lo que dices -respondí. Porque me había parecido demasiado aduladora.
-Te recuerdo claramente, hace dos años atrás, aquí mismo.

No recordaba que hace dos años atrás, en nuestro breve romance apasionado hayamos circulado por algún parque. Pero al parecer ella sí, y yo empezaba a sentir una curiosidad insana por conocer los secretos de mi propia vida.

-Aquí mismo hace dos años, me comentaste como quien confiesa su homosexualidad que querías ser un escritor de fuste. Habías escrito unos pocos poemas para tu novia y una novela pésima para un editor pésimo.
-Gran cosa.
-Sí, gran cosa. Hace dos años tenias más confianza en ti, sentido del humor y una inteligencia que asustaba.

¿Me estaré convirtiendo en un tonto? Pensé. No había escrito nada que valiera la pena. En dos años. Aquella novela pésima para el editor pésimo había sido el final.

-Sin embargo, todos merecen una segunda oportunidad, y estamos en eso -comenté.
-No volveré a estar contigo, eres un ebrio.
-No he tomado, puedes besarme si quieres saberlo.
-¿No existe otra manera?
-No.
-Tienes que recuperar tu seguridad.
-Tengo que irme, me marcharé un tiempo de la ciudad, tal vez recupere mi talento.

La dejé ahí junto a sus zapatos de ballet, y los restos del Capitán Chorizo, que a su paladar había resultado un rotundo fracaso.

Días después estaba enfrentándome nuevamente a una hoja en blanco. Era para volverse loco. Un enfrentamiento donde tenía la seguridad de salir molido contra un oponente que ha matado a miles durante la historia. Fin.

16 sept. 2009

TE AMO TANTO, BONITA


Se supone que si nos enamoramos es para que estemos alegres, para estar escuchando pajaritos en pleno desierto, para mensajearte de mañanita algo súper cursi –de todas maneras, ojo que es mañana- y que esa cosa tan cursi te sea halagador, porque recuerda, estamos terriblemente enamorados. Y de noche territorio del romance algo super erotico-pornográfico porque aparte de amarnos nos deseamos como mierda, porque todo el día quiero tener sexo-romántico contigo.

Se supone que es para que pueda tocar tu mano sutilmente entre la gente, y que eso signifique entre tantas cosas –estoy a tu lado, estoy contigo-.

Se supone que puedo besarte entre la gente, sin miedo de que me rechaces, sin miedo de nada, se supone que para eso estoy contigo, para que tu boca sea mía.

Sobre todo. Se supone que puedo contar contigo el día que este terriblemente triste, o el día que me alegre un chiste súper estupido –ah también, podría llamarte y contarte el chiste súper estupido-. Se supone que vamos a estar juntos para siempre, que eres mi alma gemela y que puedo contarte mis miedos, mis terribles secretos.

Se supone que puedo rozar tus mejillas con la gema de mis dedos, podría darte a ti lo que guarde durante toda mi vida, lo que ninguna daño; puedo ser sincero. Si se puede. Te molestaría pero tendrías a un sincero a tus pies. Podría atraparte de la cintura y morderte, lamerte, y eso no tendría que enojarte, a mí no me enojaría, te lo juro. Porque en serio, te amo.

No me enojaría que me cuentes la cosa más cojuda que tengas para decirme; aunque tú en general eres un cojudo, terriblemente cojudo. Tonto, despistado, te pierdes de mi lado, en plena calle. Comes grasa solo para agradarme, dices que todo está bien solo para agradarme, eres un tonto que no se quiere a si mismo. Pero hay un gran problema. No siento que me amas, y estás terriblemente triste, a punto de llorar; y se supone que nos enamoramos para estar chinos de risa.

Perdóname, no se quién tiene la culpa, si la naturaleza, si mis padres por haberme engreído tanto, si yo mismo por quererme tanto.

Ojala te sonroje Leo Dan aullando una de mis canciones favoritas. Quiero verte, tenerte y besarte y entregarte todo mi corazón, oh oh ooohhh mi corazón. Jajajaja.

6 sept. 2009

IRIS, LLENA ERES DE GRACIA

Era un martes cualquiera cuando merodeaba los alrededores de “Iris”, una tienda de flores donde atiende Iris, una joven de 21 años de edad, galardonada como la floricultora más sexy del Universo por decisión personal.
-Llevas siete meses pensando en enviarle flores -me dijo.
-Soy un cobarde, lo sé.
-No dije eso.
-Sí.
-Bueno, sí- respondió, dejando de lado una docena de rosas, todo para acercarse a mí y darme ánimos en mi desastroso intento por atrapar a una mujer mayor que yo.
No supe que decir, simplemente correspondí a su cálido abrazo.
-Tú corazón late muy fuerte -le dije.
-Fastidioso. Esto me pasa cada vez que estoy cerca de ti.
En esos momentos cruzó por la avenida un auto antiguo, como un tanque, veloz, como un misil y dejó el eco de su horrible motor en toda la tienda, arruinando el momento tan romántico, ella en mis brazos, sin necesidad de flores, ni mensajes de texto, ni poemas, ni cartas; tan solo el breve paseo de mi cuerpo sensual ante sus ojos (jaja).
-Todo el mundo se enamora de mí, menos tú -me dijo.
-Todo el mundo se enamora de mí, menos ella.
-Me transformas, a tu lado no soy la misma, por eso nunca te enteras de lo genial que soy, no es que finja a tu lado, es porque alteras mi comportamiento.
-¡Carajo!
-Qué te pasa.
Fije mi vista en las doce rosas rojas, espantosamente bellas. Pensé entonces que las tomaba y cruzaba la avenida, tomaba un taxi hasta la casa de mi princesa adamantina, y caminaba por las veredas martilladas.
¡Carajo! La vida estaba constantemente lanzándome a la lona.
-Tengo que irme Iris.
-Nos vemos, tonto.
Pasaron pocos días para que el destino nos volviera a unir, esta vez con un mejor ánimo de ambas partes. Salía de un centro comercial.
-Hola. Parece que no compraste nada.
-No, no encontré lo que buscaba.
-¿Qué buscabas?
-Un chico.
-Lo encontraste, vamos a caminar.
-Cool. Me gusta el invierno, sabes ¿no?
-No, es la primera vez que me lo dices. Yo odio el invierno.
-No nos parecemos.
-Solo porque no me gusta el invierno.
-Por muchas cosas, pero no importa.
Pasamos muchas calles conversando trivialidades, no faltaban los taxistas que elogiaban su culo con silbidos mañosos. La chica con el trasero más bonito y las uñas color rosa. Recordé entonces nuestra primera cita. Ella de padres cristianos había mostrado su rebeldía sumergiéndose en la honda punk, vistiendo siempre de negro; pero aquella primera cita hizo el gran gesto de hacer conmigo una excepción. Esa noche que pasé por su casa estaba completamente de rosado, como en un cuento de princesas, y yo con un gran sentimiento de culpa de haberle dicho (de broma) la noche anterior que no me gustaban las chicas punk. Cinco largos años desde aquella vez, en la que con tanta seguridad dije –No creo que pase nada entre nosotros- sin saber que rechazarla sería lo que más nos encadenara.
Llegamos a un sitio donde había poca gente. Me detuve, y la mire a los ojos como quien va a abrir su pecho para regalar un corazón a pesar de su estado lamentable.
-Eres lindísima.
-Lo sé. Tú eres lindo también.
-Odio que me digan lindo.
-Dame un abrazo. Tonto.
Enredados le dije al oído –Es mentira.
-Entonces si te gusta que te digan lindo.
-No, me refería a otra cosa.
-Entonces que es mentira.
-Si me gusta el invierno. Como no me gustaría si soy un maldito sentimental -susurré a sus oídos.
-¿Semental?
-Sentimental. Tonta.
Todo el universo conspiró en nuestra contra, así nuestra amistad continuó.
Si "anulas" a alguien con este tema, quedará todavia más enamorado(a), asi que no te la recomiendo para ese fin.

28 ago. 2009

ABRI LOS OJOS CON LA VIDA


Hoy llegó a mi escritorio un hermoso poema de José María de Romaña,
aquí lo publico para su deleite.

ABRI LOS OJOS CON LA VIDA
Yo no te ví. La muerte
me cerrará los ojos
para verte.
Cuando te vea por primera vez,
Dios mío, cara a cara,
¿Qué te sabré decir? Calladamente
esconderé mi frente en tu regazo
y lloraré como cuando era niño.
Tu vista curará todas mis llagas.
Te contaré después mi vida entera,
aunque ya la conozcas.
Y tú, para dormirme lentamente
me contarás un cuento que comienza:
"Erase un hombrecito de la Tierra
y un Dios que lo quería..."
"En la orilla del tiempo" 1960
José María de Romaña

22 ago. 2009

TODAS LAS COSAS HERMOSAS


Dios
te ruego por la paz de mi madre,
por la de mis hermanas y hermanos
por mí.
bendice,
el camino de toda mi familia.
Te pido por todas las cosas hermosas:
que siempre llegue agua a las raices
del árbol de mi casa,
protege al hambriento, al que espera,
al enfermo, al condenado,
a los gatos silvestres
a los perros callejeros
a las aves rapaces,
a todos los huerfanos.
Cuídame durante los días difíciles,
lujuria, pereza, locura, amor, deseo, furia.
Que permanezcan eternamente todas las cosas hermosas,
los ojos bonitos de mi princesa adamantina,
provocándome y mirándome con timidez
la sonrisa de Gigi
que aparta mis demonios,
el cuerpo infantil de Yuli,
el humor de Estrella.
Cuídame durantes los días difíciles,
lujuria pereza, locura, amor, deseo, furia.

17 ago. 2009

EFER

- No me quiero morir
- Todos mueren, se pudren...
- No voy a morir, cuando llegue la Muerte estaré muy lejos.

18 jul. 2009

EN QUE QUEDAMOS

Si nunca me hubieras dicho -TE AMO- probablemente seguiría a tu lado, así como sigo enamorado de quien nunca me ha querido. Lo leí por ahí, el -TE AMO- asusta.

Estábamos en un cuarto de hotel, conversando, aunque no deberíamos conversar, todo debería ser más práctico. Hey chica sabes una cosa, quisiera pasar hoy a recogerte, ir a un telo y pasarla bien. Deberías poner de tu parte claro, Ok, Julián, pasa por mí, iré con algo que sea fácil de quitar.

Todo debería ser más práctico. Pero entonces no sentiría la jodida sensación que me está matando por dentro. Quiero que te enamores de mí, y que sea tan difícil la cosa, me emociona y me hace enamorarme más y más. Tú no lo sabes claro, y la cosa es simple. No te intereso.

Como decía estaba en el hotel, y pensaba, cada cuerpo que pasa soy más infeliz, y no lo lamentaba, es divertido, lograrlo y fugar, desaparecer como una estrella fugaz. Siempre existe la que te quiere atrapar.

Hey, chico, por que no tenemos un hijo, -No estoy preparado.
Hey, chico, por que no vivimos juntos, -No estoy preparado.
Hey, chico, nunca alguien está preparado, para las cosas fundamentales de la vida no estamos preparados. No estamos preparados para nacer, por eso al llegar lloramos, y llegamos como un gusano, sin poder caminar, sin poder ver, no estamos preparados, no estamos preparados para nada, ni siquiera para el hijo numero diez.


Ah, Julián eres un tonto, actúas como un tonto, hablas como un tonto.

Si princesa adamantina, Julián es un tonto, pero está tonto por ti, porque no deja de pensar en ti, olvida todo porque está pesando en tí. Está adormitando porque le robas el sueño, está tan tonto que no puedo hablar de otra cosa que no sea de ti.

Todo debería ser más práctico, Hey chica, sabes, tengo que contarte un secreto, algo que ya no puedo callar, algo que esta como un misil en mi estomago, CHICA, HOY DÍA DESPERTE LUEGO DE DORMIR 1/2 HORA TODAVÍA ENAMORADO DE TI. Deberías poner de tu parte claro; SANTO DIOS, CHICO, DEBERIAS PASAR A BUSCARME POR LA MAÑANA PARA DESAYUNAR NARANJAS. Si claro, naranjas, que rico.

Posiblemente que no suceda eso, hace que aún muera por ti.

27 jun. 2009

EN TUS OJOS HABIA TORMENTA


LECCIÓN DE VERANO

Si hoy cruzaras las lineas de mi pensamiento,
o tocaras con esperanza las puertas de mi corazón desierto
solo habría para tí un largo silencio de condenado
como aquel que nos llegá luego de burlar a la muerte.

Solo silencio porque las palabras de amor ya las olvidé
o se fueron involuntarias o obligadas, no lo sé.

Si hoy llegaras desesperada por el sufrimiento
me encontrarías en un trance, entre la poesía y el sol,
lo sabes, siempre tuve la imaginación y la cobardía
para uir de este mundo, desde cualquier punto.

Puedes hoy encontrarme, en mi lugar, desenamorado,
pero ya no sería el que conociste
sería yo mismo, porque he aprendido o aceptado
ha dejarme llevar por las corrientes de mi vida.


DESPEDIDA EN ESPERA

Amanda, esta noche
no detengas la lluvia torrencial de tus ojos
porque se tienen que ir todas las nubes negras
para que mañana el sol salga por tus ojos.

Amanda, no dejes que me duerma,
reza, porque afuera están circulando los demonios
o cuentame tu historia, los cuentos de hadas,
la tierra de fantasía que dejaste para estar conmigo.

Amanda, no cierres los ojos porque moriré
y no me digas que esto no es amor
porque eso es lo que me esta matando,
toda tu indiferencia hacia mi amor eterno.

contigo aprendí, que puedo irme mañana mismo de este mundo, las cosas buenas ya contigo las viví...

12 jun. 2009

EL INCIDENTE DEL ANO

Me conozco poco. Creo que mi única fobia es hacia los perros feos, no a todos los perros, solamente hacia los feos. Esto no tiene nada que ver con el siguiente relato, pero me dio la gana escribirlo.

Estaba con mi chica que podría ser mi madre, en alguna posada de alquiler, con luces de neón y ebrios cantando rancheras en los exteriores. Cantaban muy bien, tanto que mi compañera me dijo:
–Creo que Negrete esta afuera.
Y le dije suspirando –este es un bonito refugio, creo que podría vivir aquí para siempre.

–Quiero vivir contigo  –me dijo– Julián, eres el hombre de mi vida.
No supe qué decir, por dos razones que tenía claras. Primero porque ella no era la mujer de mi vida, segundo porque no creo ser un hombre todavía.
–Déjame pensarlo  –dije.
–Te voy a disipar las dudas –respondió y saltó sobre mí, como un enorme león hacia un indefenso conejito.

Todo estuvo placentero hasta que sentí uno de sus dedos en la puerta de mi ano; di un brinco de susto y le pregunté ¿Por qué hiciste eso?, –No lo sé– respondió.

Ella permaneció en la cama, yo me puse de rodillas y la amamanté. No sería de esos hombres que viven con una mujer solo por el sexo.

En esos momentos supe que ese no era un buen refugio. Por cierto, no sería mi madre por la edad, sino por el tiempo que paso pegado a sus senos.

Es un poco jodido, ¿no?, que la vida te cruce con la persona ideal y que esa no tenga tus mismos planes.

21 may. 2009

PARQUES

Siempre he estado rodeado de locas. Parece que mi naturaleza de “lorna” atrae a este tipo de chicas, que fascinadas con destruir corazones se acercan, hacen lo suyo y bueno, lo consiguen. Y solo otra vez.

El ultimo viernes fue para el recuerdo, estábamos en un parque charlando (odio los parques) de cosas triviales, por ejemplo.

-Creo que Claudio Pizarro es el mejor jugador peruano de la historia- dije.
-Aparte de ser el más guapo.
-No, yo creo que el más papi es el chorrillano Palacios.
-Jajaja…¿Por qué me hablas de esas tonterías? Me decepcionas, no que eres el morboso del salón, el más podrido, el gerente de relaciones sexuales. Etc. Etc. Etc.
-Soy solamente eso, palabritas.
-Que decepción.
-No esperes nada de mí, pero puedes hacer lo que quieras conmigo.
-Que rico.

De pronto sus manos recorrieron mi espalda, mis piernas, a la vez que su boca me comentaba sobre acontecimientos de la farándula. Llegó hasta mi entrepierna que acaricio con astucia y pude sentir sus uñitas clavarse de vez en cuando. Todo estuvo bien hasta que empezó a bajarme la cremallera.

He, chica, eso no se puede, estamos en público- advertí. En efecto, había gente circulando por ahí y no creo que sea correcto un pene pajeado al aire libre.
-No pasa nada niño no seas tan recatado.
-Ah, búscate otro al que le gusten las pajas en público.
-Maricón
-Jajaja…
-No te atreves
-Ok pero hazlo con la boca
-No, eso es demasiado
-No te atreves
-¡Muerete!

Se paró y me dejó sentado ahí. PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN LOS CIELOS, quien entiende a estas mujeres.

12 may. 2009

CELEBREMOS LA VIDA


La frase que más me gusta de las tantas hermosas canciones del genio Dylan, es “QUE TENGAS UNA BASE FUERTE PARA CUANDO EL VIENTO CAMBIE DE GOLPE”, en suma, creo que significa, espera lo peor de la gente, de tus amigos, para que no te escandalices y sigas siendo amable con ellos.

Aprender a perdonar es una de las artes más complicadas. Rimbaud estaba lleno de piojos (cuentan algunos) cuando llegó a casa de Verlaine, y este ultimo lo aceptó, aun en contra de su esposa. El amor no solo te deja ciego, también, sin olfato. Y es cierto lo que dice Bukowski; ningún amor funciona, pero incluso él, se casó.

Todo se termina, y la peor forma de vida es tener en cuenta tan terrorífica idea. Es mejor creer, caer en las dulces vías del amor, en los brazos del placer que ofrece un cuerpo juvenil. Es delicioso entregarse a un amor y perdonar todo lo siguiente. El perdón, es la única diferencia entre un matrimonio de 50 y uno de 3 años.

Una bendición es que seas linda e inteligente, que no tengas grasa en tu cintura, una bendición son tus deliciosos cabellos, tus ojos con tormenta, una bendición es que me tengas a tus pies.

El próximo viernes voy a tomar tus manos a plena luz del día, solo porque es viernes y porque celebramos la vida.

24 abr. 2009

LA MINI

REALMENTE ESTABA BIEN BUENA
Por qué volteas a mirarla, dijo ella, al ver que yo había torcido el pescuezo cuando pasó detras de mí una mujer mediana pero con un trasero gigantesco metido en una mini. Estaba en un parque el último febrero, jodiéndome de calor y acompañado de Sandra. No es que yo sea gran cosa, pero a ella le gusto, no la culpo, siente atracción por las cosas extrañas.
-No entiendo por qué a todos los hombres le gustan las mujeres potonazas -dijo ella.
-Volteé por lo mismo que tú voltearías si por aquí pasa Brad Pitt, con la diferencia que no soy tan exigente -respondí.
Se enojó conmigo y no me quiso hablar. Estuvo en silencio un buen rato mientras yo veía a la gente caminar, sonriente, era domingo y en un barrio como Ate, la gente se ríe de cualquier cosa.
-La verdad es que no te miran mucho porque no muestras mucho -le dije.
-A qué te refieres -respondió.
Le expliqué acerca de su ropa, que era pésima, que no mostraba sus formas; que era bella, exuberante, pero que vestía mal. Todo gracias a su familia que la llevaba tres veces por semana a una iglesia que la había acostumbrado a usar faldones. Según ella, yo era su única tentación, ¡QUÉ ROMANTICA!, pero, yo no me meto con las chicas del Altísimo. Aquel día se despidió diciéndome: Cuando tenga dinero me acompañas a comprar ropa.
Tuvo dinero dos meses después. Ya estábamos entrando al invierno, pero ella se compró ropa de verano, ¿quién las entiende? No les contaré eso claro, sino lo bien que le quedaban aquellos pantalones ajustados y esas falditas. Se probó muchas y decidió llevarse puesta una mini jean azul en conjunto con un escote que pronunciaba más sus pequeños senos; aquellas piernas salieron como diamantes de su escondite y su rostro se llenó de vergüenza mientras cruzábamos las puertas del centro comercial. Yo como siempre, mal vestido obviamente. Pero ella, enojó a Jehová y al Diablo con aquella malacrianza. Caminamos felices hasta su casa, dejamos todas sus bolsas y nos fuimos a ver una película, volvimos hasta mi casa, la invité a pasar, quise acostarme con ella, pero, recordó su amor divino y me dejó en casa, solo.
Nunca la volví a ver en esos trajes. Hace unos días nos cruzamos en la calle, estaba con su faldón,
-¿Qué fue de aquella mini? -le pregunté.
-La tengo en casa, escondida para que mi padre no la vea -me dijo.

7 abr. 2009

TODO ES CASI NADA

Muchachas, cuéntenme las más terribles penas, para decir –ah, y yo quejándome por mis desamores- dije al penetrar en la sala de ensayo del genio musical desconocido, Richard Gómez, popularmente conocido como “Lito”.

Cuentan algunas que lo conocen desde la infancia que era delgado y medio ciego. Sin embargo, yo lo conocí a sus diecisiete años y ya era bastante musculoso como para sospechar que hace poco le decían “pollito ciego”.

Esa tarde estaba en su sala rodeado como siempre de hermosas chicas, tres en total, dos conocidas que se alegraron de verme: Hola Julián “mongolito”- dijeron, y me robaron una sonrisa que me hizo entrar en confianza y ubicarme en medio de ellas sentándome en el viejo sofá heredado de algún chatarrero callejero.

Lito se me acercó y me tendió la mano, luego comentó sobre su nueva composición que a mi juicio sonaba muy mal –Suena horrible- le dije.
-Es ultra super heavy metal, tú no entiendes esto romanticon- respondió burlón –que vas a entender pues, si tu te cortas las venas con Sandro.
-Sandro es de puta madre.
-Sandro es el marica más grande que parió la Argentina.
-No solo es Sandro. Esta Sabina, Perales, Iglesias.
-Tu estas muerto, has perdido todo mi respeto.
-Jajaja…
-¿Quieres ir a la playa?
-A donde tú me lleves- respondí brincando porque sentí una mano en mi entrepierna.
-Mongolito, dijo Mi, sonriendo. Este Lito estaba arruinándole la vida a tres chicas muy bonitas.

Subimos a su Toyota del 93 rumbo a la costa verde, ardiendo por el sol, escuchando los chillidos de Axl Rose. Li, Mi estaban atrás conmigo, adelante, Lito y su chica favorita, Lorena.

Entonces sucedió lo que más me gusta, pero no así.
¿Quiero ser tu enamorada?- dijo Mi
Si, es lo que más desea ella- dijo Li.
Nos quedamos en silencio entonces, no hubo más, nada más. Se quería llevar mi corazón con un corto y ensayado “quiero ser tu enamorada”.
Hasta hoy, le he dado todo, pero no mi alegre y melancólico corazón.

27 mar. 2009

3 DIAS FINALES

Para Jenny por el hermoso recuerdo

Era viernes y merodeaba por las antiguas calles limeñas del centro, con el sol a punto de marcharse y dejarme huérfano de calor. Se encendieron las luces del Jirón de La Unión, las aves cruzaban pausadas el cielo hacía conciliar el sueño y yo pensé: Aquí debió estar no hace mucho Vallejo, y hace poco algún otro genio del cual no existen registros. Bien. Es suficiente soledad por hoy.

Entonces como traída por los divinos apareció nuevamente en mi vida los ojos risueños de quien alguna vez destrozó mi corazón a latidos, para atormentarme una vez más, quizás para finalmente matarme de amor.

-Niño de mi barrio- saludó y se sentó a mi lado en la banca antigua –es una pena que las aves se fueran a dormir, me gusta darles de comer. ¿No dirás nada?
-Hola, sigues tan bonita como siempre- respondí sin atreverme a mirarla a los ojos.
-Y tú tan hermoso como nunca.
-Me encantan tus mentiras con respecto a mi físico.
-¿Como sabes que son mentiras?- dijo, y por fin la miré, sonreí al comprobar que seguía tan linda y deseable como a sus catorce años. El viento sacó unos pocos cabellos que su oreja aguantaba y cubrió sus ojos, sopló y sopló y no pudo quitárselos, tuvo que hacerlo con sus manos, y yo al ver esta maravillosa reacción femenina me conmoví.

-Dicen que la belleza más importante es la interior- comenté.
-Lo dijo algún feo o fea y la idea se esparció por el mundo, lo único que logró es que la gente no tratara de ser mejor físicamente, se acostumbraron a sus cuerpos, a no cuidarse, y solo se preocuparon del interior y tampoco lo lograron.
-Posiblemente.
-No me vas a decir que estoy bonita.
-Ya te lo dije.
-Pero ahora mírame y dime que estoy bonita.
-No. ¿Qué harás esta noche?
-Vine para quedarme contigo- respondió sonriente –¿Quieres caminar?

Con esta pregunta comprendí que la amaba y que la amaría por el resto de mis días, porque dije "sí" sin pensarlo, simplemente actuando bajo el mando de su voz y de la noche que era mía, como las noches, como la vida que era nuestra pero que inconcientes la dejábamos pasar sin aprovecharla. Y ese anochecer nos fuimos pegaditos hacia el puente Trujillo y rumbo a Ate a vivir el poco tiempo que nos quedaba de vida, juntos.

Cuando llegamos a la puerta del edificio donde alquilo una habitación dudé si era lo mejor para nosotros estar juntos nuevamente, olvidando lo peligrosos que habían sido siempre nuestros encuentros. Ella ya era comprometida y yo, bueno, yo seguía solo pero con la firme convicción de hacerme escritor en un país sin lectores, mi tenacidad era lo único y mi talento estaba por ser probado.

-Subiré contigo- se adelantó sospechando de mis dudas –iré hasta arriba y me iré el lunes.
-Eso no está muy bien porque nos moriríamos de hambre.
-De todas maneras moriremos algún día.
-Si pero que al menos sea un final honorable.

Subimos y contra todo lo que se supo hasta entonces no discutimos. Algo había cambiado, y no era precisamente los efectos de la madurez. Me aconsejó unas cosas, me animó a escribir y a llorar cuando tenga que hacerlo, a enamorarme y a no temer que me conozcan, a comunicarme y conocer a una hermosa mujer para cumplir mi sueño, aquel de los tres hijos en una sola mujer, y dejarles de herencia un hermoso recuerdo, que al final es lo único duradero hasta la muerte.

¿Quieres hacerme el amor? Dijo ella.
No arruinemos algo tan hermoso- respondí. Luego, me puse a llorar en su regazo mientras que me acariciaba la frondosa cabellera con sus deliciosas manos. Las dos noches dormimos tomados de la mano, no comía ni bebía, simplemente merodeaba rebuscando hasta el minino detalle, levantando libros haber si encontraba algo debajo, ordenando, retirando el polvo. Era bueno, después de mucho tiempo mi habitación estaba impecable.

Durante el día salíamos a caminar largas distancias fatigados tan solo por el problema económico. –Todo esto cambiará- me decía – cambiará por todo lo que haces para reponer tu generación.
El domingo junto al sol se fue hacia el baño y oía el fuerte chorro, imaginando como su tersa desnudes se mojaba.
¡Julián!- gritó y las mayólicas alborotadas me dieron el anuncio en eco.
Corrí hacia la puerta que había sido dejada abierta.
-¿Qué pasa? dulce pequeña de sonrisa estelar- le dije, ella deslizó el vidrio y me mostró un amplío cielo donde pude ver todos mis sueños perdidos.
-Te engañé- dijo sonriente.
Luego llevamos a la práctica los pecados que nos habían prohibido durante los días de nuestra infancia, en los domingos de escuela dominical en la iglesia.

Sin seguir las prescripciones de la religión no estuvo el lunes para el “buenos días” del milagro que me llevaría a pedir su mano; amanecí solo con el mensaje electrónico de un final inesperado. Ya no era yo ni ella fue nunca la de los últimos tres días, pero es el dolor que cargo la herencia del “hubiera” aterrador que me atormenta cada día. Hubiera ido a su casa a buscarla y gritarle tanto amor guardado, talvez me hubiera amado o tal vez no.