12 jun. 2009

EL INCIDENTE DEL ANO

Me conozco poco. Creo que mi única fobia es hacia los perros feos, no a todos los perros, solamente hacia los feos. Esto no tiene nada que ver con el siguiente relato, pero me dio la gana escribirlo.

Estaba con mi chica que podría ser mi madre, en alguna posada de alquiler, con luces de neón y ebrios cantando rancheras en los exteriores. Cantaban muy bien, tanto que mi compañera me dijo:
–Creo que Negrete esta afuera.
Y le dije suspirando –este es un bonito refugio, creo que podría vivir aquí para siempre.

–Quiero vivir contigo  –me dijo– Julián, eres el hombre de mi vida.
No supe qué decir, por dos razones que tenía claras. Primero porque ella no era la mujer de mi vida, segundo porque no creo ser un hombre todavía.
–Déjame pensarlo  –dije.
–Te voy a disipar las dudas –respondió y saltó sobre mí, como un enorme león hacia un indefenso conejito.

Todo estuvo placentero hasta que sentí uno de sus dedos en la puerta de mi ano; di un brinco de susto y le pregunté ¿Por qué hiciste eso?, –No lo sé– respondió.

Ella permaneció en la cama, yo me puse de rodillas y la amamanté. No sería de esos hombres que viven con una mujer solo por el sexo.

En esos momentos supe que ese no era un buen refugio. Por cierto, no sería mi madre por la edad, sino por el tiempo que paso pegado a sus senos.

Es un poco jodido, ¿no?, que la vida te cruce con la persona ideal y que esa no tenga tus mismos planes.

5 comentarios:

Aastha dijo...

Carajo, es lo mismo que me pasa, no tan asi, pero es casi igual, la vida confunde muchas veces, he intentado doblegar sus planes malevolos e intentar ganar pero no gano... una cosa te digo, no como consejo, sino como experiencia de vida, no la amarres a seguir algo o a esperar algo que jamás va a lograr... eso hace sufrir tanto... y creo en el karma..

saludos :*

J.C. dijo...

Carajo, no sabes como me rei. Bien. Tantos mensajes en una pekeña historia.

Angiehope dijo...

Creo que no seria la ideal para ti, sino se quedaria contigo

:)

Te deseo suerte.

Belleza Negativa dijo...

Me gusta, me gusta, que cuentes más de lo que escribes...
xoxo

Tábata Vargas dijo...

Caramba! accidentes así suelen pasar. Primero te sorprendes cuando es algo nuevo, pero de ahí te acostumbras a lo que el destino deparó para ti.