26 sept. 2011

NAVEGANTES EN PROSA


Blanco.
De pronto te hallarás
hábil navegante en el corazón del hombre,
y le harás
un cielo de flores al objeto amado
lejos, lejos del horror de la gente, muy lejos de ti.

Soñador.
heredaste tierra blanca
para que construyas tu reino y miseria
y le ofrezcas a tu casta eterna alegría y desdicha.

Finalmente, ¿Qué eres?
Te confundo en la oscuridad con los demonios
y en la luz, no eres un ángel.
Viajas montado en el sol hacia dominios estelares
para amanecer con llanto en soledad.
Atraviesas océanos en canoa hacia extranjeros lares
para morir en tu ciudad
mas tu sueño no me engaña hábil navegante
yo sé que tu destino
es nacer, vivir y morir en tus ficciones

Pero a quien yo conozco
es al joven soñador, inestable, melancólico
que se pregunta ¿quién eres?

No hay comentarios: