15 mar. 2012

LAS CURIOSAS SÚPLICAS DESDE OCCORO



—Por favor Dios mío, que mi hermano no sea mi hermano.

Fue la primera solicitud que atendió Dios, un martes cualquiera, de un verano cualquiera.

—Si que la gente anda caliente por ahí —se dijo a si mismo al comprobar de qué se trataba. Frotó su espesa barba y se sentó a leer con lujo de detalles. Una cosa era saber el asunto por el hecho de ser Dios y otra, conocer los detalles.

—Por favor Dios mío, me he dado cuenta que estoy enamorada de mi hermano —continuaba la solicitud— me he dado cuenta que estoy enamorada y te ruego que me consigas unos padres verdaderos, que los padres que tengo ahora sean adoptados. Lo que me está pasando es de telenovela, por favor que aparezca de algún sitio mis verdaderos padres porque me quiero casar con mi hermano, ese es mi mayor deseo.

Dios se detuvo y trajo a su presencia a su hermano, quien estaba un poco perturbado, en ese instante justo estaba dudando la existencia de Dios, o sea de él. Luego de escucharlo con detenimiento lo admiró por el hecho de pensar, a pesar de que estuviera completamente equivocado.

Luego retornó con la muchacha que le pedía unos padres verdaderos.

—Sé que es difícil lo que te pido —seguía la solicitud— pero sé que soy adoptada, tengo muy dentro de mí la sensación de que es así, que puedo hacer mi sueño realidad, el de casarme con mi hermano que no es mi hermano.

Dios trajo a su presencia a la muchacha y a su hermano, luego pensó en sus padres y aparecieron tres adultos. La muchacha compartía solo la madre con su amor imposible, pero eran de padres distintos, pero nadie lo sabía, ni siquiera la madre.

—Mi pequeña, por lo mucho puedo hacer que sea tu medio hermano —dijo simulando referirse a ella— para cumplir tu deseo tendría que intervenir exactamente en 1087 vidas, lo que es extremadamente aburrido para mí. Pero para calmar tu perturbada cabeza, voy a matarte, y lo mejor de todo, no sabrás que fui yo.

Dios sonrió y se alegró por su buena obra.

3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Ante tanto deseo incestuoso, nada mejor que un fino final irónico.

Saludos Efer :)

Belleza Negativa dijo...

Joder... que imaginación tienes para ese final tan sencillo y conmovedor... jaja me gusta las historias con su toque de gracia en un tema un tanto... retorcido ?

Besos mentales !

EfeR Soto dijo...

Hola Jorge, despues de tiempo me visitas. Un abrazo y gracias por tu comentario.

Belleza, siempre mantengo el toque humorístico. =)