14 may. 2014

FERIA DEL LIBRO - Colegio San Marcos Lurín


La primera vez que tuve contacto directo con alumnos, que se hicieron mis lectores, fue en el Colegio San Marcos del distrito de Lurín, a una hora de la ciudad de Lima; precisamente a donde regresé el último 26 de abril, con motivo de la VI Feria Cesar Vallejo que organiza el Grupo Parasomnia, celebrando a la vez, al poeta universal. Una anécdota curiosa fue que por error aquella primera vez, terminé exponiéndoles mi obra a niños de jardín junto a sus madres. Las recuerdo claramente. Pero luego, durante la feria pude conocer a muchos alumnos, entre ellos a Giorgio Hinostroza, un alumno con aspiraciones literarias. En esta segunda oportunidad, grande fue mi sorpresa y emoción al notar que los alumnos recordaban mi nombre, y completaron mi alegría cuando empezaron a llamarme desde el estrado, hasta donde llegué a saludarles y retratar sus rostros para el recuerdo. Es la primera vez que me pasa, que ingreso a un lugar y lectores empiezan a corear mi nombre. Contrario a los escritores que piensan que se escribe para uno mismo, que no les importa ser leídos, yo creo que es bello recibir el cariño y el reconocimiento de los lectores. Cuando escribo pienso en ellos y en hacer el mejor esfuerzo por superarme a mí mismo y sorprenderlos también a ellos. Quienes hacen trascendental una obra son los lectores. Culminado los actos protocolares tuve oportunidad de dialogar con muchos de ellos en sus salones. En uno de los salones pregunté sobre cuántos de ellos habían leído mi libro. Fue grato saber que todos. Noté también en cada una de sus preguntas un verdadero interés, preguntas puntuales, rebuscadas, que puede hacerlo alguien que ha leído con verdadera minuciosidad un libro. Fue un placer conocerlos, aunque a través del arte, las distancias ya se habían roto. Gracias a todos. Son parte de un sueño que se hace realidad.

Durante la firma de libros.
Junto al organizador e integrante del grupo Parasomnia: Luis Medina

No hay comentarios: